0

Abr. 2021

Las fuentes de financiación de la región son escasas, de corto plazo y costosas. La intervención del Fondo Monetario Internacional solo promueve más políticas de austeridad, y muchos países se ven obligados a endeudarse internamente con instituciones que no ofrecen préstamos en condiciones favorables, como sí ocurre en los países ricos.

Frente a este panorama y ante la incertidumbre del acceso a las vacunas que permitan una recuperación equitativa, los países del G20 y movimientos sociales a nivel global han hecho un llamado a realizar nuevamente una emisión de DEG. En las reuniones de primavera del FMI -que acaban de finalizar- se avanzó en esta idea, con la posibilidad de configurar una emisión por USD 650.000 millones, de los cuales unos USD 51.500 millones llegarían a América Latina. Estos recursos constituyen una emisión nueva de dinero, que no son préstamos y no son reembolsables. El costo es significativamente inferior al de un crédito regular y serviría como recursos frescos para mitigar la crisis económica y social.

No obstante, se necesita una mayor incidencia por parte de los movimientos sociales para que estos recursos no se queden en reservas internacionales, sino que puedan ser sumados a los presupuestos de los países para atender sus necesidades más urgentes. De la misma forma, se requiere que los países ricos cedan al resto sus recursos, puesto que se ha estimado que aminorar la pobreza y desigualdad causada por la crisis, costaría mucho más que lo contemplado. Por ello, se ha propuesto una emisión de USD 3 billones, para evitar otra década perdida en la región que obligue a acudir a préstamos no concesionales que lesionen aún más las finanzas públicas.

Desde Latindadd, se ha hecho un esfuerzo por promover la emisión de los DEG, que se establezca un monto mayor y que los países ricos trasladen estos recursos al resto. Seguiremos trabajando con movimientos de la región, y a nivel global, para proponer alternativas de financiación que tengan como aspecto fundamental la atención social, más que las exigencias de los organismos multilaterales y agencias de calificación.

Fuente: www.latindadd.com

JUSTICIA FISCAL

Nuestra deuda no es su beneficio

Anterior Artículo

Nuevo informe demuestra cómo países en desarrollo apoyan a grandes empresas e ignoran a la población pobre con fondos de rescate por COVID19

Siguiente Artículo

You may also like

Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

More in Artículos